Escrito por

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X

Fueron lanzados con semanas entre uno y otro, pero son completamente distintos. De hecho, vas a alucinar con las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X. Los dos smartphones de última generación de Apple han vuelto a arrasar en ventas. A la espera de la keynote de septiembre, y los nuevos modelos, el iPhone 8 y el iPhone X son lo más novedoso que tiene la marca.

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X son muchas y relevantes. Para empezar, el iPhone 8 fue lanzado el 22 de septiembre, a los pocos días de la keynote de Apple. Mientras, el iPhone X de aniversario, hizo sufrir al fandom hasta el 3 de noviembre.

Con varios meses ya en el mercado, vamos a exponer sus diferencia para que tengas claro cuál es el que más te conviene. Obviamente, comenzaremos con la diferencia que más afecta a la mayoría de usuarios.

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X: Precio

El salto de calidad del iPhone X al iPhone 8 es notable. De ahí que el salto de precio también lo sea. Es una de las grandes diferencias entre los dos modelos. Mientras que el iPhone 8 (4,7 pulgadas) está disponible desde 809 euros, en el caso del iPhone X (5,8 pulgadas), el más económico se va a 1.159 euros.

Si optamos por el iPhone 8 Plus (5,5 pulgadas), el precio arranca en los 919 euros.

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X: Diseño

Una de las grandes diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X es su diseño. Salta a la vista. La diferencia entre agarrarse a lo tradicional o dar el salto a la nueva tendencia: el notch. Y es que el nuevo iPhone X apuesta por una pantalla infinita que aprovecha todo el ancho del smartphone. Sus 5,8 pulgadas no suponen que sea más grande o menos manejable. El único pero es que tanto la parte delantera como la trasera, sean de cristal. El botón Home ha desaparecido

Con respecto al iPhone 8, mantiene el diseño de toda la vida. Botón Home activo, bordes no aprovechados y sensación de smartphone pasado de moda. Y es que hay tantas marcas que han asumido el notch, que se hace raro ver lo contrario.

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X: Pantalla

Otra de las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X es la pantalla. Básicamente, el iPhone X cuenta con tecnología OLED, lo último en pantallas para smartphones. Una tecnología que, para empezar, permite un ahorro considerable de batería. Además, al tener más amplitud, el brillo y el contraste se disparan, por lo que no se resiente en exteriores. De hecho, el iPhone X responde como ninguno al aire libre.

Además, a la hora de reproducir contenidos, el resultado es tremendo. Y es que a la tecnología OLED se suma el panel HDR10 y el Dolby Vision. Eso sí, al ser una tecnología relativamente nueva en smartphones, está por ver cómo responde a largo plazo.

Por su parte, el iPhone 8 monta una pantalla clásica LCD. No es tan nítida como la OLED pero sí igual de eficiente. En este caso, la resolución del iPhone 8 Plus es de 1920 x 1080 píxeles. Mientras, el iPhone 8 se queda en 1334 x 750 píxeles. El iPhone X se va a 2436 x 1.125 píxeles

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X: Procesador

Según cuenta Apple, el A11 Bionic es un procesador mejor que el montado por el 90% de portátiles. Esto explica que las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X no estén en el procesador. Ambos modelos montan este Apple A11 Bionic que funciona de maravilla. Fluido, rápido y eficaz como pocos.

Por cierto, el iPhone 8 y el iPhone X también coinciden en capacidad de almacenamiento y carga inalámbrica. En el segundo caso, es una tendencia que será norma en unos años. En el primero, los dos modelos están disponibles en 64 o en 256 GB.

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X: Cámara

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X con la cámara, tampoco son grandes. Pero las hay. Ambos modelos cuentan con una doble cámara de 12 megapixeles en la parte posterior. La delantera, en ambos casos, se queda en siete megapixeles.

Eso sí, el iPhone X cuenta con un estabilizador del objetivo tele. Además, se puede usar el modo retrato en la cámara secundaria. Se puede hacer gracias a Face ID y la información de profundidad que proporciona.

loadInifniteAdd(44636);

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X: Face ID

Y sin salir de Face ID, vamos a una de las grandes diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X. La identificación facial es un avance tremendo. No sólo su tecnología, sino la capacidad de reconocer rostros en complicadas circunstancias.

De noche, con poca luz, incluso con gemelos, Face ID se desbloquea, con tan sólo mostrar la cara del dueño del iPhone X. En el caso del iPhone 8, toca seguir tirando del Touch ID y la huella digital.

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X: Animojis

Los Animojis han venido para quedarse. Emojis animados que podemos personalizar, pero sólo si tenemos el iPhone X. En el caso del iPhone 8 no los podemos usar, básicamente, porque tiran de Face ID para ser creados. Una de las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X que ya han asumido otros fabricantes.

Las diferencias entre el iPhone 8 y el iPhone X: Peso

Por último, una pequeña pero notable diferencia entre el iPhone 8 y el iPhone X: el peso. La diferencia de peso entre los tres modelos es mínima, pero grande en comparación. Así, el iPhone X se queda en unos exiguos 174 gramos, que lo convierten en un smartphone ligero y manejable.

Mientras, el iPhone 8 pesa aún menos, gracias a sus 148 gramos. Ahora, es el iPhone 8 Plus el que supera la barrera psicológica de los 200 gramos. Lo hace por dos gramos pero con un 30% más de peso que el iPhone 8 y un 18% más que el iPhone X.

También te puede interesar: