Escrito por

Fotos con móvil: Consejos

Si hay en el mercado un móvil con cinco cámaras, por algo será. Para bien o para mal, el móvil se ha convertido en la nueva cámara de fotos portátil del siglo XXI. Una cámara con una calidad profesional que podemos llevar en el bolsillo y usar en cualquier momento. Eso sí, conviene saber hacerlo. Por ello, te damos los mejores consejos para hacer fotos con el móvil

Fotos con móvil: Consejos

Queda claro que las cámaras profesionales han perdido la batalla con los móviles. Al menos en el usuario estándar que opta por un móvil de alta gama, antes que por una cámara de fotos. Pero, como pasa con la cámara, conviene saber cómo sacar todo el partido al smartphone. Sigue estos consejos para hacer fotos con el móvil.

Conoce tu smartphone

Si vas a hacer fotos con el móvil, conviene que conozcas sus posibilidades. Dedica un tiempo a leer las instrucciones o ver tutoriales al respecto. Es una inversión a futuro. Y es que antes de hacer una foto, no está de más saber las opciones que tienes.

Obviamente, todo el mundo sabe los megapíxeles de la cámara de su móvil pero esto va más allá. Conviene que sepas hacer balance de blancos, cómo ajustar el ISO o el tiempo de exposición. Tampoco está de más conocer el tamaño del sensor o la apertura de la lente. Cuanto más sepas de tu smartphone, más rendimiento podrás sacarle.

Y este consejo aplica también al software. Todos los móviles tienen ya un modo automático. Ahora, si quieres algo más artesanal, conviene que conozcas las capacidades del software de tu cámara. Desde la exposición, al ISO, pasando por los modos o el balance de blancos. Todo influye en la foto perfecta. Incluso los filtros o el modo HDR. Si no quiere leer, ves probando hasta que le cojas el truco.

Limpia la lente

Si el móvil se ensucia, qué te hace pensar que la lente no lo hace. Entre polvo, manchas y tus propias huellas, es lógico que la lente se ensucie. Limpiarla es tan sencillo como pasar un trapo atrapapolvo. Si no lo tenemos a mano, puedes limpiarlo con una camiseta de algodón normal. Eso sí, con cuidado de no arañar la lente.

Luz natural, mejor que artificial

La oscuridad no viene bien a las fotografías. Menos aún a las de los móviles. Por ello, siempre que puedas, aprovecha la luz natural del día. La diferencia es abismal. Si estás en una zona interior, busca los sitios donde incida más la luz. Si es posible.

Di no al zoom

Si no es absolutamente necesario, evita el zoom, pues sólo perderás calidad en la foto. A menos que tu cámara tenga zoom óptico, que en ese caso se mantiene, lo mejor es evitarlo. Lo más aconsejable es tirar la foto con normalidad y luego recortarla con cualquier aplicación.

No obstante, las cámaras que superan los 20 megapíxeles, sí permiten mantener cierta calidad con el zoom.

Di no al flash

Si puedes evitar el flash, mejor. El problema de los flashes de los móviles es que al ser LED, la luz que generan es muy fuerte y hace sombras demasiado pronunciadas. Incluso de noche, intenta hacer las fotos sin flash y compara. En muchas ocasiones, será mejor que con flash.

Improvisa

¿Por qué siempre haces fotos con el móvil a la altura de tus ojos? Agáchate, tírate por el suelo, improvisa… Busca ángulos nuevos, fotos divertidas y salte de lo canónico. Haz la foto que nadie tiene, aunque parezca imposible. Es más, las fotos no siempre tienen que estar centradas. No pasa nada porque el protagonismo de la imagen quede a un lado de la escena.

No tengas prisa

Si quieres tomar una foto concreta, no tengas prisa en tomarla. Dedícale tiempo, tira las fotos que sean necesarias y no esperes que salga todo a la primera. La suerte que tienes es que las fotos no valen dinero y puedes hacer todas las que quieras. Aprovecha esta circunstancia.

Selfies, ¿por qué no?

Quien diga que los selfies son aburridos, es que no sabe hacer selfies. Obviamente, el brazo es el que limita la distancia, pero no el encuadre y la postura la ponemos nosotros. No pongas morritos, cambia el gesto, cambia el encuadre, busca fondos diferentes. Haz que tu selfie destaque. Sé original.

Edita sin problemas

Los editores de fotos están para usarlos. Corrigen errores, matizan colores, mejoran la escena, ¿por qué no aprovechar las opciones que nos dan? De hecho, casi todos los móviles vienen ya con un editor de fotos de serie. Por algo será. Si no sabes qué aplicación usar, echa un ojo a las 17 mejores aplicaciones para editar fotos 2019

Dame filtros

Demonizar los filtros es muy anticuado. Están para usarlos y muchas fotos mejoran de forma considerable con un filtro. No tienen que ser llamativos o cantosos, simplemente pueden aclarar la imagen o dar un toque más profesional. Además, hay tantos que alguno te tiene que acabar gustando.

Tira muchas fotos

Tiras una sola foto y resulta que la mayoría sale con los ojos cerrados. Imposible que posen de nuevo juntos. Para evitar que esto te pase, tira todas las fotos que puedas y escoge la que más te guste. Es como hacer una sesión de fotos pero por tu cuenta. Si son 10, mejor que 5. Tiempo habrá de borrarlas, porque lo único que te van a ocupar es espacio y batería, pero así tendrás opciones para elegir.

Acércate a la escena

Tenemos la manía de mantener la distancia con respecto a lo fotografiado. Especialmente, si no es una persona, no podemos desdeñar los primeros planos que, a veces, son maravillosos. Acércate, mira el detalle, busca lo que nadie ve y sorprende con tu foto. Que no te gusta, tiempo tienes de alejarte y echar las fotos que sean necesarias. Salvo que sea un animal, no va a moverse de su sitio.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos